LOS CICLOS DE 7 EN EL SER HUMANO

Danza Consciente para Mujeres
febrero 10, 2017
LOS ORDENES DEL AMOR EN PSICOLOGÍA SISTÉMICA
noviembre 29, 2017

LOS CICLOS DE 7 EN EL SER HUMANO




Las personas atravesamos momentos evolutivos a 
nivel individual, que nos ofrecen aprendizajes propios
de la edad que tenemos y se pueden ver agrupados 
en ciclos de siete años.

Voy a comentar unas cuantas de estas etapas únicamente a modo de “mapa” por si os resuenan.
Es importante conocerse y conocer en qué momento vital nos hayamos, para sentirnos más
centrad@s, segur@s y saber que hay cosas 
que surgen porque “es lo que toca” de modo natural.
Pero creo que también es importante saber que cada un@ somos únic@s y que a veces vivimos ciertas etapas a un tiempo diferente al que 
la sociedad espera, o del que deseamos nosotr@s 
mism@s. También puede ser que debido a un profundo trabajo personal o a las exigencias de la vida,desarrollemos cualidades de etapas más maduras a una edad temprana.
Por eso digo que es sólo un mapa, pero muy útil ;).

Para un joven adulto la etapa de los 21 a los 28,
marca un periodo en el que se encentra realizando un
camino profesional, que puede haber sido vocacional
o no, establece una relación de pareja y se pregunta qué valor tiene para los demás.


Cuando nos adentramos en los 28 y hasta los 35,
las cosas cambian y surge una necesidad de maduración y seriedad, para conformarse como adulto.
Suelen llegar los niños, buscamos un trabajo duradero…pero según llegamos a los 35
internamente nos preguntamos:
¿me pasaría toda la vida haciendo este 
trabajo?, ¿qué es lo que realmente me inspira y motiva?.



De los 35 y hasta los 42vivimos una segunda 
adolescencia en cuanto a recuperar los sueños de 
infancia, adolescencia y juventud. Traer ese espíritu
desde la madurez actual, puede refrescar viejos 
esquemas mentales en los que nos hayamos imbuido 
en mayor o menor medida, al aceptar las normas del juego adulto, que no pocas veces nos vuelven 
rígid@s.

A partir de los 42 y hasta los 56, se da un periodo 
en el que sale el potencial humano
que llevamos dentro.
Profesionalmente puede ser una etapa dorada. 
Energía y experiencia se dan la mano. Puede que los 
hijos ya se marchen del hogar y la pareja se 
reencuentra tras años de crianza, pudiendo surgir 
conflictos o divorcios.


La siguiente comprende de los 56 a los 63 y se acerca a la jubilación,
por lo que lo vital empieza a ganarle terreno 
a lo profesional.
Puede surgir una búsqueda existencial
y de apertura hacia los demás, como por 
ejemplo ejerciendo un voluntariado.


De los 63 a los 70 el sabio/la sabia interior, contempla y reconoce,
que un@ es mucho más que lo que hace 
o logra y esto aporta serenidad.
La muerte se va percibiendo como algo a aceptar,
algo que nos da cierta lucidez a la hora de 
discernir lo importante de lo que no lo es. 
Podemos ayudar a otros desde la sabiduría.



El periodo comprendido entre los 70 a los 77 nos conduce a una paulatina pérdida de energía
y nos acerca a los pequeños y a los jóvenes, pues al acercarnos hacia el fin, el inicio se une a éste,
como en un círculo.Por ello hay más complicidad entre abuel@s y niet@s.


A partir de los 78 entramos en la recapitulación de 
toda una vida y se narran historias de la biografía 
personal que pueden aportar sabiduría a los otros.
Nos preparamos para la serena partida del alma hacia
el silencio.

Gracias
Rut Abad Peña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =